miércoles, 13 de julio de 2011

Blanco o negro



Yo tenía un profesor de Arte que, el primer día de clase nos trajo el cuadro de la Gioconda de Leonardo da Vinci y nos contó la historia que según el estado de ánimo en el que estuviéramos le íbamos a ver a la señora sonreír, mirar con desprecio, mirar con desánimo e incluso con ironía.

Nos fue trayendo el cuadro durante todo el curso y parecía increible pues depende del día lo veíamos diferente.

Muchas veces me ocurre lo mismo con Asier, alguien me dice, "" como ha cambiado Asier"".

Evidentemente a cambiado, pero unos días lo veo enfadado con el mundo, otros consigo mismo, otros le veo despierto y tranquilo....

Pero si le preguntamos a su padre, en muchas ocasiones no coincidimos, parece que le enfocamos con cámaras diferentes en el mismo instante. Y es así, yo muchas veces dependiendo del estado de animo con el que estemos, no coincidimos.

Muchas veces cuando miramos a nuestros pequeños, le escudriñamos tanto que no nos damos cuenta que son como todos, tienen derecho a tener sus días buenos y no tan buenos, pero hay veces que el objetivo de nuestra cámara o esta sucio o el carrete es en blanco y negro.

Es difícil cambiar de cámara, o coger un carrete en color, pero tenemos que intentarlo.

lunes, 4 de julio de 2011

Verano, calor y nervios

Después del cole, las prisas, los deberes, madrugar etc.... llego el verano.
Yo pensaba... ( inocente de mi ) que con la edad, Asier había llegado a controlar los momentos de crisis. Es verdad que el autocontrol que ha conseguido en tan poco tiempo es muy grande. En las excursiones, las fiestas del cole, los cumpleaños lo sabe llevar muy bien. Todavía, cuando se pone nervioso en una de estas ocasiones, traslada esos momentos a las manos, apretando los puños hacia abajo algo nervioso pero excitado, simplemente te acercas y le susurras tranquilidad y parece que ese momento se pasa.
Estos días, ya de vacaciones, no me acuerdo ya ni el porque, ni como, pero hemos tenido una crisis que me atrevo a decir que hacia un año casi que no teníamos una tan gorda.
Achacamos a la falta de precisión en el día, o al cambio tan grande que es dejar el cole de un día para otro, aunque no sin previo aviso, pero si de repente. No se, pero el fantasma volvio durante al menos una hora, y se fue dejandonos a Asier y toda la familia como si nos hubieran dado una paliza. Parece que cuando todo va rodado, es decir sin novedad, o sin contratiempo mejor dicho , te dice ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Schhhhhhhhh!!!!!!!! que no me he ido, que estoy aquí .
Hoy empezamos una nueva actividad, las colonias abiertas, es decir los paseos matinales, encima los dos hermanos van juntos, algo que a Asier le ha encantado. Al tener ya la mañana estructurada nos va a ayudar mucho.
Esperemos que el verano sea sol playa y buen tiempo.