viernes, 26 de noviembre de 2010

Mirando hacia atras.

El otro día, desde la asociación a la que pertenecemos, nos hicieron la propuesta tanto a Jorge como a mi, junto con otra madre " veterana " de hablar en una reunión de Escuela de Familias, a las familias nuevas contando un poco de nuestra andadura por la "senda del autismo".
Pongo comillas, porque la otra madre si que era veterana y con mayúsculas, porque afrontaba el tema con muchisima paciencia y una gran sonrisa en la boca.
De lo que se trataba era de hacer ver la ayuda que tenemos ahora con médicos reciclados , grupos de padres, apoyo de la asociación etc... frente al poco conocimiento de antes, médicos obsoletos y una asociación que empezaba a dar sus primeros pasos.
Tanto Jorge como yo nos sentimos un poco pequeños, también es verdad que nosotros tampoco llevamos tanto tiempo en la asociación como ella, evidentemente, pero sus experiencias te hacían reflexionar de como tomarte los pequeños baches de la vida.
Al contar un poco, la distancia que hemos recorrido, me di cuenta los grandes logros que hemos conseguido, que sino miras hacia atrás y muchas veces sino lo dices en alto, no te das cuenta del gran esfuerzo que eso supone.
A mi personalmente, que alguien te cuenta su experiencia en este, nuestro camino, pienso que te favorece pensar que tienes a personas que están como tu, y que quizás con alguna experiencia suya te ayuda a poder entender como tomarte las cosas y saber que no estas sola.
Todos nuestros chicos son distintos, pero en ocasiones todos son iguales o con conductas parecidas. Necesitan mucho cariño, mucha paciencia y mucho sacrificio.

De vuelta y con ganas

No se si os ha pasado , esos días que te levantas y no tienes ganas de nada. He tenido unas cuantas semanas que haciendo lo justo y nada mas estaba que parecía que me habían hechado una losa encima. De vez en cuando me suele pasar, pero no me dura tanto tiempo, me imagino que es para coger aire, levantarme y seguir dando pasito tras pasito.
Pero bueno estoy levantada, con aire y con ganas de contar cositas y leer vuestras historias y aventuras de nuestros chicos.
De vuelta y con ganas, que no es poco.