lunes, 19 de octubre de 2009

Mis chicos


Lorito, Lorito.


Aprovechando que han pasado casi todos los cumpleaños de la familia, es decir, el de Asier, el de Aritz y el mio propio, Jorge y yo decidimos que ya era hora de traer nuevos inquilinos a casa.

Hace ya unos años, antes de tener a los peques ,ya habíamos tenido la experiencia de cuidar a unos loritos en casa,teniendolos que regalar porque con los niños se hacían daño contra la jaula decidiendo así que no podíamos mantenerlos.

Así que en casa somos dos mas. Los niños cuando los vieron no podían creerselo, son mas grandes que los periquitos y con unos colores muy llamativos.

Asier les habla, les pone fruta, las uvas que trajimos de la Rioja ya las han comido, etc..
Cuando se levanta los primero que dice voy a ver a "mis chicos".
Me hace gracia porque es un expresión que yo utilizo con ellos y que la adoptado con mucho gusto.
De momento no hablan, pero con la insistencia de Asier no dudo que lo hagan algún día.

3 comentarios:

Maite dijo...

Bego, me ha encantado ver la cara de salao de Asier :)
Gracias por tu comentario, he sentido cierto alivio al ver que puedo reflejarme un poco en vuestro caso, chica, esto del euskera me mata y más porque yo no tengo ni idea, tendré que ponerme a estudiar a la de ya.
Tengo muy abandonado el blog porque ultimamente no quiero oir ni leer sobre autismo, pero supongo que lo retomaré, me dolería que se perdiera y cayese en el olvido tanto esfuerzo por este abandono temporal.
Un besazo y nuevamente gracias.

bego dijo...

Yo estoy igual que tu con el Euskera Maite, tranquila que a fin de cuentas son niños y son esponjas aprendiendo. Ya veras como poco a poco se va solucionando.
Cuanta con nosotros.

anabel dijo...

menuda carita de pillo que tiene Asier, ja,ja. Y bueno, seguro que los loros terminan hablando, que como nuestros peques se empeñen en algo, lo consiguen seguro.
Muchos besotes desde Hamburgo.